miércoles, 19 de julio de 2017

Sentires del Alma... Ser Luz. Por Ashamel Lemagsa.


Amados...

Somos Luz, nuestras Esencias Divinas son Chispa de Dios, encarnadas en un vehículo Humano.

Aquí estamos para iluminar desde nuestra misma Esencia Divina, para transformar nuestra Humanidad de Tercera Dimensión en frecuencias de Luz más elevadas.

Este es el compromiso que aceptamos al llegar a este Plano Terrenal.

Transformar aquellas sombras de nuestro pasado ancestral en Luz, Ser Luz.

Crear una realidad Luminosa desde nuestra Luz interior, para lo cual debemos trabajar todos los días en expandirla desde nuestro compromiso total, con nuestra misma Esencia Divina.

Es nuestra responsabilidad auto transformarnos para crear una realidad luminosa.

Es verdad que no todos se sienten comprometidos...

Es verdad que muchos aún duermen en la comodidad y las creencias que las soluciones caerán del “cielo”.

Es verdad que las sombras tanto interiores como las exteriores intentan corrernos de nuestro compromiso con la Divinidad.

Pero, la realidad es que somos ciento por ciento responsables de todas nuestras decisiones tanto personales como a nivel Planetario, pues entendamos, que cuando enviamos pensamientos de tristeza, miedo, abatimiento, odio o rencor, estamos alimentando a las sombras y anulando nuestra capacidad de transformar en Luz la realidad cotidiana.

Somos responsables de expandir Luz!

Somos responsables de decidir desde dónde trabajamos...

Trabajamos desde el Ego/Mente, donde el pesimismo, la ira, el enojo busca anular el progreso evolutivo hacia frecuencias más altas?

o...

Trabajamos desde nuestra Esencias Divina donde siempre se siente el lado positivo, el vaso medio lleno, la esperanza, la alegría, la Paz, el Amor Ilimitado, a pesar que traten de mostrarnos todo lo contrario?

El compromiso con la Luz no es por “ratitos”, se nos necesita centrados en la Luz, en el Amor las veinticuatro horas del día de todo el año!!!

Es Ser Luz desde nuestro lugar, como carpintero, empleado, comerciante, albañil...

No importa el lugar que ocupes, lo importante es Ser Luz y estar comprometido con la verdad, la paz y el amor.

Entonces...

Cuando hables, pienses y actúes hazlo desde el corazón centrado en tu Luz Divina, en Dios en ti.

Tú eres Dios encarnado, eres Unidad en Él.

Cuando maldices a otros lo estas haciendo a ti mismo.
Cuando bajas los trazos y te sientes derrotado, te estás olvidando que Dios eres tú y que los caminos que se cierran, son aquellos que debes soltar para un fin más elevado.

Respetarte a ti mismo, es honrarte como Fuente de Luz Divina que llegó a este tiempo para Sanar, Expandir y Transformar la realidad a frecuencias más elevadas.

Cada uno desde su lugar puede cambiar su realidad en Luz, Paz y Amor Ilimitado.

Es nuestra decisión!!!!

Los Amo!!!

Con Amor, Ashamel Lemagsa.


martes, 18 de julio de 2017

El rechazo es la herida emocional más profunda.


Hay heridas que no se ven pero que pueden arraigarse profundamente en nuestra alma y convivir con nosotros el resto de nuestros días. Son las heridas emocionales, las huellas de los problemas vividos en la infancia y que determinan en ocasiones como será nuestra calidad de vida cuando seamos adultos.
Una de las heridas emocionales más profundas es la del rechazo porque quien la padece se siente rechazado en su interior, interpretando todo lo que sucede a su alrededor a través del filtro de su herida, sintiéndose rechazado en ocasiones aunque no lo sea.
Origen de la herida emocional del rechazo
Rechazar significa resistir, despreciar o denegar, lo que podemos traducir en “no querer” a algo o alguien. Esta herida nace del rechazo de los padres hacia su hijo o en ocasiones, del sentirse rechazado por los progenitores, sin haber intención por parte de estos.

Ante las primeras vivencias de rechazo se comenzará a crear una máscara para protegerse de este sentimiento tan desgarrador que va ligado a la infravaloración de uno mismo y que se caracteriza por una personalidad huidiza según las investigaciones llevadas a cabo por Lise Bourbeau. Así la primera reacción de la persona que se siente rechazada será huir por lo que no es raro que siendo niños se inventen un mundo imaginario.
En los casos de sobreprotección, más allá de la faceta superficial enmascarada de amor, el niño se percibirá como rechazado pues no es aceptado como es. El mensaje que le llega es que sus capacidades no son válidas y por eso tienen que protegerlo.
Cómo es la persona que tiene la herida del rechazo
A partir de las heridas emocionales sufridas en la infancia se conforma una parte de nuestra personalidad. Por ello, la persona que padece la herida del rechazo se caracteriza por infravalorarse y buscar la perfección a toda costa. Esta situación la llevará a una búsqueda constante del reconocimiento de los otros que le costará saciar.
Las palabras “nada”, “inexistente” o “desaparecer” formarán parte su vocabulario habitual, confirmando la creencia y sensación del rechazo que tiene tan impregnada. De este modo, es normal que prefiera la soledad porque si recibe mucha atención habrá más posibilidades de ser despreciada. Si tiene que compartir experiencias con más gente, intentará pasar de puntillas, bajo el caparazón que se construye, apenas sin hablar y si lo hace, tan solo será para infundirse valor a si misma.

Además, vive en una ambivalencia constante porque cuando es elegida no se lo cree y se rechaza a sí misma e incluso llega a sabotear la situación y cuando no lo es, se siente rechazada por los demás. Con el paso del tiempo, la persona que padece la herida del rechazo y no la sana, puede volverse rencorosa y llegar al odio, fruto del intenso sufrimiento vivido.

Sanar la herida emocional de rechazo
Cuanto más profunda sea la herida del rechazo, mayor será el rechazo hacia si mismo o hacia los demás, el cual puede ocultarse tras la vergüenza. Además, habrá mayor tendencia a la huida, pero esta tan solo es una máscara para protegerse del sufrimiento generado por esta herida.
La herida del rechazo se sana prestando especial atención a la autoestima, comenzando a valorarse y reconocerse por si mismo sin necesitar la aprobación de los demás. Para ello:
·         Un paso fundamental es aceptar la herida como parte de uno mismo para poder liberar todos los sentimientos atrapados. Si negamos la presencia de nuestro sufrimiento no podremos trabajar para sanarlo.
·         Una vez aceptada, el siguiente paso sería perdonar para liberarse del pasado. En primer lugar a nosotros mismos por el trato que nos damos y en segundo lugar a los demás, porque las personas que nos han herido probablemente también padezcan algún profundo dolor o una experiencia hiriente.
·         Comenzar a cuidarse con amor y priorizarse. Prestarnos atención y darnos el amor y el valor que merecemos es una necesidad emocional imprescindible para seguir creciendo.
Aunque no podemos borrar el sufrimiento vivido en el pasado, siempre podemos aliviar nuestras heridas y ayudar a que cicatricen para que su dolor desaparezca o al menos se alivie. Porque de acuerdo con lo que dijo Nelson Mandela de alguna manera somos capitanes de nuestra alma.
LA MENTE ES MARAVILLOSA.

http://www.reflexiones.life

COLORES QUE TE BENEFICIAN SEGÚN TU ARQUETIPO


Según Ayurveda las primeras horas de la mañana es el tiempo ideal para purificar.
Siguiendo este principio, la rutina diaria Dinacharya debe comenzar con una práctica de limpieza y purificación que incluya automasaje Atmabyangam del cuerpo y de los sentidos, y un baño que remueva el sudor y el cansancio.
A continuación una secuencia de Yoga para despertar y activar todo el organismo, seguido de Pranayama y Meditación. De esta forma el cuerpo y la mente están preparados para afrontar la jornada.
Usar ropa cómoda y que permita respirar libremente y preferiblemente hecha en tejidos ligeros como el algodón o el lino.
Es importante vestir ropa limpia cada día y preferiblemente siguiendo los colores indicados según cada Dosha.
Esto incrementará la energía y trasmitirá buenas vibraciones.
No se pretende indicar con esto que las personas se deban vestir solo con el color adecuado a su constitución, pero es una información útil al momento de querer reavivar el estado de ánimo y de emprender acciones que ayuden al mantener el equilibrio psico-fisico.
Es bien conocido el impacto psicológico directo que tienen los colores. Estos pueden ayudar a sanar, inspirar, satisfacer, iluminar y revitalizar la mente, y su influencia se refleja en un rostro amable, generoso y radiante. Según Ayurveda, se desea en azul, se piensa en amarillo y se actúa en rojo. Cuando hay armonía entre el amarillo (pensamiento) y el rojo (acción), la mente y el cuerpo están en equilibrio.
Vata:
Caracterizado por los elementos espacio y aire. Presenta una constitución delgada, huesos prominentes, tendencia a sufrir el frío y sequedad de la piel. Para Vata son adecuados los colores cálidos y calmantes como el amarillo, el rojo y el anaranjado en tonalidad pastel preferiblemente; así como el blanco. El color azul o verde en sus diferentes variaciones sirven para equilibrar los tonos cálidos e intensos. Se aconseja usar con moderación colores oscuros como el negro, el marrón o los diferentes tonos de gris, puesto que son poco adecuados para esta constitución.
Pitta:
Es constituido por los elementos fuego y agua. Se caracteriza por un físico regular y tendencia a calvicie. Las personas dosha pitta sienten más el calor y tienen una buena digestión. Para Pita se aconsejan colores fríos como el azul o el verde por sus efectos sedantes y equilibrantes, o el blanco por su efecto purificador. De igual modo se aconseja evitar el negro o los colores demasiados intensos.
Kapha:
Es la dosha asociada a los elementos agua y tierra. Su constitución es pesada y tiene buena resistencia. Suelen ser personas firmes frente al cambio pero leales en las relaciones. Para Kapha colores vibrantes e intensos como amarillo, rojo, violeta, oro y purpura son los ideales. Los colores verdes o azul en tonos pastel así como el negro y el marrón se deberían usar moderadamente.
Rodearse de colores que favorezcan un estado de animo alegre, sereno y apacible, y de un entorno positivo, acogedor y tranquilo, influye enormemente en el modo en como accionamos y reaccionamos con el mundo externo.

Actos simbólicos como una forma de hablarle a nuestro inconsciente


Para comprender por qué funciona esto, hay que tener en cuenta una de las características del inconsciente: El inconsciente no juzga, es irracional y por lo tanto lo simbólico para el inconsciente es tan real como lo que para nosotros, conscientemente es real.

El Acto Simbólico – Recursos Prácticos

Por ejemplo, para nuestro inconsciente es lo mismo que escribamos una carta a una persona hacia la que sentimos rabia, ira o frustración, que directamente proyectar la rabia hacia la persona.
Igualmente tu mente suelta la carga, y el beneficio en este caso, es que nuestra rabia no vendrá de nuevo reflejada, ya que no la hemos proyectado en nadie “real”.
Actos simbólicos que pueden servir para liberar el síndrome del fantasma o yacente, y también para los dobles

Duelo simbólico

Para cuando hay un síndrome de yacente o fantasma (sobre todo en abortos, o niños que han fallecido):
1.      Compramos una vela (como sabemos para quien es, nos dejamos sentir a la hora de elegirla).
2.    Escribimos en un papel: “Lo siento, yo no lo sabía, por favor perdóname, te amo, gracias”
3.    En la parte de atrás de ese mismo papel, podemos poner unas palabras dedicadas a ese ser. Lo más importante es la intención que le ponemos y que lo hagamos de corazón. Podemos personalizarlo tanto como queramos.
4.    Ponemos la vela en un plato y la encendemos.
5.     Leemos la nota que hemos escrito 3 veces: 1º en voz alta, 2º susurrando, 3º mentalmente.
6.    A continuación quemamos la nota y dejamos las cenizas en el plato hasta que se consuma la vela.
7.     Cuando la vela se ha consumido, cogemos los restos de la vela y las cenizas y los enterramos.
Duelo simbólico para un doble heredero universal o síndrome de fantasma cuando la persona ha fallecido siendo adulta

Antes, es bueno darnos cuenta de cómo las vivencias de esta persona, tienen influencia en nuestra vida.
Puede que estemos repitiendo patrones de conducta, formas de vivir, miedos, etc. Incluso puede que lo hagamos todo al revés de esta persona (estaríamos entonces reparando). Cuando nos hayamos dado cuenta al menos de algunas cosas que heredamos, empieza este proceso:
1.      Escribimos una carta a esa persona, en la carta le hablamos de cómo inconscientemente tenemos la tendencia de repetir sus historias, o repararlas. Le hablamos también desde nuestro corazón, como si tuviésemos una conversación con esta persona, le podemos hablar de lo que sintamos. Nos dejamos fluir, que hable nuestro corazón.
 
2.    Terminamos la carta con este texto o algo parecido que sintamos:

“Gracias por todo, gracias por todos los programas, conflictos e historias que heredo de ti (aquí lo podríamos personalizar), hasta ahora me sirvieron, pero YO NO SOY TÚ. Ya no necesito seguir duplicando o reparando tus programas, conflictos e historias. Acepto la vida tal cual se me ha dado y a partir de ahora sigo yo, para hacer de mi vida lo que yo desee hacer. Me libero como un acto de amor, ya que al liberar los programas, también te libero a ti y al clan. Gracias.”
Aquí hay muchas frases que podríamos utilizar, por ejemplo de Miguel Ángel Marín Millán, un maestro de la pedagogía sistémica, entre otras cosas.Imaginemos que estamos siendo fieles a una abuela que no pudo vivir una relación de pareja feliz, le diríamos:
“Abuela, mírame con buenos ojos, si yo me permito vivir feliz en pareja. Y en la medida que yo me lo permito, también tú a través de mí, puedes sanar esa relación”.
Miguel Ángel también utiliza esta otra frase:
“Abuelo, dejo contigo (aquí ponemos la experiencia que yo repito) asumiendo que tú eres mucho más grande que yo. Tú puedes con eso. Yo sólo puedo tomar la vida que me llega de ti y hacer algo útil hacia la vida que sigue, también en tu memoria. Te honro y te doy un buen lugar en mi corazón. Gracias por liberarme de esto.”
Les recomiendo utilizar la que más les llegue, o que lo hagas incluso con tus palabras. Puedes ver más información acerca del trabajo de Miguel Ángel »

3.    Una vez que tenemos la carta escrita, la quemamos y las cenizas las enterramos junto a una semilla. Mi recomendación es hacerlo en la naturaleza, pues el simbolismo es mayor (es algo que entrego a la vida, al universo o como queráis llamarlo), y la semilla que plantemos si es de alguna planta o flor que es significativa para nuestra familia, para esa persona a la que escribimos la carta o para nosotros, mejor.
El inconsciente entiende algo así

Estos programas son quemados, ya no viven en mí. Como no están vivos en mí, los entierro, y planto una semilla que simboliza una nueva vida que nace a partir de este acto de amor.
Es importante comprender, que esto lo hacemos desde el amor, cuando lo hacemos desde el miedo no sirve para nada más que para crear más miedo. También es importante darnos cuenta de que no somos los salvadores de nadie, esto no lo hacemos por ellos, no somos los “elegidos”, ni los “héroes”, no dejemos que nuestro ego nos cuente eso.
Esto lo hacemos por nosotros mismos, y teniendo en cuenta siempre que ellos son los grandes y nosotros los pequeños, es decir, que nuestro sentimiento de agradecimiento a la vida que se nos ha dado, siempre tiene que ir por delante, más allá de cómo haya sido.
Por supuesto, estos actos son mucho más significativos si hemos tomado conciencia de lo que heredamos. Yo recomiendo antes de hacerlos tener una consulta sobre tu árbol, pues eso nos puede ayudar a comprender muchas más cosas.


https://www.infomistico.com

lunes, 17 de julio de 2017

¿Te falta alguno de ellos en tu vida? Ingredientes para vivir una vida feliz


Salud física. 

Es difícil sentirse bien cuando tu cuerpo se siente enfermo (5 consejos prácticos: come sano, haz ejercicio, duerme lo suficiente, no hagas cosas peligrosas, reza por salud).

Aprecia tus riquezas

Ya somos ricos, solamente tenemos que darnos cuenta cuán ridículamente ricos somos realmente. Haz una lista de tus bendiciones, incluyendo cada parte de tu cuerpo que funciona, tus posesiones, las personas que amas en tu vida, las actividades significativas en las que estás involucrado… ¡y mira cuán ridículamente rico ya eres!
Pensar positivamente

Nadie pasa por la vida sin enfrentar situaciones desafiantes, personas ofensivas y el ocasional sufrimiento. Pensar positivamente en las situaciones desafiantes es fundamental para la felicidad. La forma en que elegimos responder ante las situaciones desafiantes es lo que determina nuestro estado anímico, no la situación misma.
Por ejemplo, Joe y Ben pierden sus vuelos porque el transporte al aeropuerto se retrasó. Joe está furioso y permanece enojado el resto del día. Ben se dice a sí mismo, “No estoy feliz, pero ¡han pasado cosas peores! ¿Cómo puedo utilizar mi tiempo productivamente mientras espero el siguiente avión?”. Dos horas después Joe sigue furioso por el chofer irresponsable mientras que Ben ya siguió adelante y está utilizando su tiempo extra para adelantar algo de trabajo.
Quiérete a ti mismo

Queremos a los otros cuando nos enfocamos en su belleza interna. Para quererte a ti mismo enfócate en tu belleza interna y en tus virtudes. ¿Qué te hace único y bello?
Ten una relación sana con tu Creador

Dios te entiende, te quiere, cree en ti y te concede interminable bendición cada día. Tenlo en mente y agradécele.
Vive a la altura de tus valores morales

Vive de acuerdo a tus valores tales como integridad, bondad y paciencia. De esa forma podrás verte al espejo y saber que estás viendo a una persona buena. Será difícil sentirte bien contigo mismo si eres deshonesto, egocéntrico o egoísta.
Nutrir relaciones especiales

Tener una relación especial puede transformar tu vida y quitar la sensación de soledad. (La palabra en hebreo para vida es jaim, que es una palabra en plural, porque si no estamos conectándonos de forma significativa con otros, no estamos viviendo realmente).
Perseguir metas significativas

Nos sentimos más vivos cuando perseguimos metas significativas. La vida vibra con verdadero significado. ¿Cuáles son algunas de las metas más significativas que te gustaría perseguir?
Haz tu contribución única

Tú tienes una contribución única para hacer en el mundo; una contribución que tiene relación con tu esencia y la cual es profundamente significativa. A medida que compartes tu luz y tu bondad con otros, te conviertes en un ‘socio’ para perfeccionar el mundo.
Crecimiento diario

Si no creces, te sentirás estancado. Debes asegurarte de hacer, cada día, algo que te ayude a convertirte en esa persona que quieres ser y a alcanzar las metas que anhelas. ¡Saber que estás haciendo esto es un placer fantástico!


Vía » aishlatino.com
https://www.infomistico.com

LOS COLORES INFLUYEN EN EL ESTADO DE ÁNIMO


Numerosos estudios revelan que los colores influyen en el estado de ánimo, sin embargo, no se ha podido demostrar científicamente que los colores sean un elemento clave que ayuden a la curación, por ello, terapias como la cromoterapia, es considerada como una terapia alternativa natural, ya que no cumple los requisitos para ser considerada una medicina fiable.

Lo que está claro, es que aunque los colores no sean el factor determinante para curar alguna dolencia, sí pueden cambiar nuestras emociones. Los colores influyen en el estado de ánimo, aunque sea en un pequeño tanto por ciento.

EL ROJO, NARANJA Y AMARILLO

Son colores excitantes, que activan y dan energía. Incitan a la actividad y dan ánimo. Indicados para las personas que se sienten decaídas, con tendencia al desánimo. Si queremos dar una sensación de optimismo, estaría bien llevarlos en invierno, ya que ópticamente dan calor y vivacidad.

A la hora de decorar las paredes de una habitación, estos colores que “encienden” y dan energía, podrían ponerse en lugares donde queramos ejercer actividad y nunca en sitios donde queramos aportar calma y relax.

EL VERDE, AZUL Y VIOLETA

Son colores sedantes que aportan tranquilidad. Incitan a la relajación. Tienen un efecto de sedación y paz para la mente. Son ideales para llevar en entrevistas de trabajo, ya que transmiten calma, sinceridad y responsabilidad.

El verde de la naturaleza, el azul profundo del cielo, el violeta elegante de las flores, todos ellos llevan el mensaje de curación emocional. Ideales para poner en las paredes de sitios donde queramos abandonarnos al relax.

EL BLANCO Y BEIGE

Son colores neutros y fríos. El símbolo claro de la pureza y simplicidad. Ideales para poner en sitios donde queramos una máxima concentración. No producen cambios emocionales y por ello el sitio ideal para pintar las paredes de blanco seria una habitación de estudio. Perfecto para llevar en verano por su efecto refrescante.

EL ROSA Y FUCSIA

El color rosa claro transmite bondad, inocencia y buenas intenciones, aunque también inconscientemente puede interpretarse como inmadurez. Ideal para llevar si necesitas que alguien confíe en ti para algo. En cuanto a las decoraciones, se suelen utilizar para la infancia, aunque todavía a muchas personas maduras les encanta y no por ello tiene que ser negativo, ya que este color simboliza el altruismo, buen corazón y sensibilidad.

El color fucsia, que sería un rosa más fuerte y potente, se podría comparar a los colores que activan y dan energía, como el rojo, naranja y amarillo, de los que hablé en el inicio.

EL NEGRO Y GRIS

El color negro transmite tristeza y pesimismo, pero en la vestimenta aporta elegancia y seriedad. No sería recomendable llevar en verano ya que ópticamente nos da la sensación de calor y poca frescura.

El color gris también aporta tristeza, pesimismo y malas vibraciones. En la vestimenta tiene un significado de independencia, desconfianza, aburrimiento, desánimo, aunque también transmite respeto, profesionalidad y seriedad.

¿POR QUÉ ELEGIMOS UN COLOR U OTRO AL VESTIR?

Cuando nos vestimos, inconscientemente solemos hacerlo en función de las emociones que tengamos en ese momento. Si eres consciente de lo que aporta cada color, puedes dar un giro a tu estado de ánimo. Normalmente cuando alguien se levanta negativo, siente decaimiento y desánimo, tenderá a escoger colores apagados y pesimistas, en cambio, cuando nos levantamos contentos y de buen humor, sí escogemos colores alegres.

Si vas en contra de lo que harías de forma natural, puedes cambiar tu estado de ánimo. Para ello analiza qué emociones tienes y ponte acorde a cómo te gustaría estar, por ejemplo, te levantas un día y te analizas: “hoy me siento sin vitalidad, pero justamente por eso voy a darle color a mi vestimenta” y de repente te pones una camiseta roja y sonríes.

De esa manera tú mismo te incitas a la acción y a subir la moral. Aunque los colores no hagan milagros, ten por seguro que habrás contribuido a mejorar tus emociones usando el color que necesites en cada momento.
Si te levantas estresado y necesitas relajación, puedes optar por colores relajantes como el azul, verde o violeta.

También teniendo en cuenta dónde tienes que ir y qué impresión necesitas causar, ya que no es lo mismo salir en un ambiente amistoso, que ir a una reunión importante. Está demostrado que los colores influyen en el estado de ánimo y aunque no sea en un alto grado, cada grano de arena que juntes a tu favor mejorará tus emociones.
  
bienvepaz.